San José, un padre obediente al Padre